Jugando Ajedrez desde el Nivel Inicial - Una Propuesta de Actualizacion Educativa

$500,00
Entregas para el CP:
Medios de envío
  • Ventajedrez Castelli 90 piso 6 dto f de 10 a 17
    Gratis
Jugando ajedrez desde el nivel inicial

Damián Pablo Rafael Rivero
ISBN:978-987-4400-47-5
1º edición
Páginas: 106
Tamaño: 21 x 15 cms.




¿Por qué proponemos preajedrez?
En nivel inicial observamos tres edades bien diferenciadas en cuanto a sus características, si bien cronológicamente hay un año de diferencia o un año y medio de diferencia entre sala y sala, es por esto que cuando los niños/as son muy pequeños la duración de las clases deben ser de media hora como máximo debido a que los 15 minutos iniciales son los que podemos brindar “teoría” y los otros 15, ofreceremos algunos “juegos y actividades” con el objetivo de ayudarlos a que “fijen” esa teoría, a partir de los 5 años podemos ampliar el horario de clases. Realizaremos esas acciones sin perder de vista que todo lo que ofrecemos es a partir de juegos, poesías, canciones, proyecciones, situaciones problemáticas, dibujos y todas las variantes que tengan que ver con lo lúdico y corporal. Denominamos PREAJEDREZ a la enseñanza que realizamos a niños entre 3-4 años justamente porque el objetivo como profesor es que los niños deben tener el contacto con el juego. Debemos ir despacio, tener paciencia y repetir varias veces lo enseñado ya que a esas edades predomina la memoria a corto plazo, un ejemplo de esto es que si le enseñamos una pieza, en la próxima clase siempre debemos repetir lo visto en la clase anterior. Como mencionamos con anterioridad, jugar al ajedrez produce diferentes beneficios, por ende con el preajedrez se puede aprender a pensar mejor. Al lograr pensamiento creativo, podremos a hacer que las cosas sucedan. Los niños pequeños tienen un gran potencial en el pensamiento divergente, esto significa que pueden pensar múltiples respuestas a los problemas que se les presentan ya que aún no están tan estructurados como los adultos. Un aspecto a tener en cuenta es estar atentos a no dar más teoría de la que los niños puedan recibir, lo que queremos es que ellos relacionen el ajedrez con lo lúdico, lo experimental y lo artístico, esto se debe a que cuando los niños relacionan el ajedrez a una actividad aburrida o muy difícilmente quieran contactar con el juego cuando son más grandes. Proponerles que busquen variantes para dar a los niños los contenidos mediante el juego, se debe a que está comprobado que es de gran importancia ir paso a paso y hacer que predomine siempre lo lúdico a edades tan pequeñas.
Algunas estrategias que se pueden llevar a cabo como la impresión de las clases, da muy buenos resultados con los niños, así ven los dibujos y de forma paulatina intentan hacer los ejercicios que allí se propongan. Generalmente, se comienza con la exploración del tablero, esta actividad nos da un gran abanico de posibilidades, de acuerdo al espacio que tengamos para trabajar. En caso de que los niños sean muy pequeños proponemos que se muevan por las filas y columnas utilizando su cuerpo, ya que a los 3-4 años utilizan también lo corporal para asimilar lo nuevo, por lo tanto, los hacemos caminar derecho de forma horizontal para enseñarle una fila y de forma vertical para enseñarles la columna, a partir de los 5 años no hace falta el movimiento físico para incorporar la información nueva, pero a los niños les gusta jugar a ser las piezas de ajedrez imitando sus movimientos, por ende seguiremos ofreciendo actividades donde lo lúdico y lo físico generan una mayor atracción por este juego-ciencia.